Bloque 1: Aprendizaje Cooperativo

X

María José Díaz-AguadoAprendizaje Cooperativo

El Aprendizaje Cooperativo: herramienta para evitar el acoso escolar

María José Díaz-Aguado explica como se puede "aprender en equipo" 

Una de las tendencias educativas más utilizadas en los últimos años es el Aprendizaje Cooperativo. Destaca por el trabajo sobre la construcción de conocimiento y la adquisición de competencias y habilidades sociales y comunicativas para la vida de los alumnos, e incide positivamente sobre los resultados académicos y su propia estima personal.

La Catedrática de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid, María José Díaz-Aguado, experta investigadora en convivencia escolar, reclama ir más allá de los meros protocolos contra el acoso ya generalizados en los centros educativos.

Además, nos explica los pilares en los que se sustenta esta metodología: “El aprendizaje cooperativo se estructura en dos condiciones. La primera en la interdependencia positiva, que significa que la única manera en la que una persona puede conseguir sus metas personales es que su equipo también las logre: o nos hundimos o nos salvamos juntos. Y la segunda es la responsabilidad individual. Si no hay interdependencia positiva no hay cooperación, pero si no hay responsabilidad individual no hay aprendizaje”.

"El aprendizaje cooperativo se estructura en dos condiciones: la interdependencia positiva y la responsabilidad individual"

El aprendizaje cooperativo se trabaja por equipos. También es muy importante identificar a los distintos roles o personajes que van a aparecer mientras se desarrollan proyectos. Uno de los roles que suelen aparecer es la del alumno que se “escaquea”- en términos coloquiales-, el que decide no trabajar en la actividad. Por ello, la participación del profesor es muy necesaria.

La importancia del profesor

María José Díaz-Aguado apunta: “El profesor no debe abandonar, debe evaluar a equipos preguntando: << ¿Cómo habéis resuelto la tarea? ¿Habéis conseguido los objetivos?, ¿Habéis seguido los pasos que explicó el profesor o profesora? ¿Habéis trabajado todos o uno ha hecho más que otro? >>”. Según la respuesta, el profesor ha de insistir en lo que ha aprendido el equipo respecto al trabajo y el alumno de manera personalizada.

La psicóloga valora: “Siempre que se aplica bien el aprendizaje cooperativo el rendimiento del alumno mejora, sobre todo en alumnos de altas capacidades. Es un excelente complemento integrador y sirve como herramienta para evitar el acoso escolar”. También recalca que “cuando el profesor incorpora el aprendizaje cooperativo dentro de clase, cuando forma equipos heterogéneos es posible que detecte algunas señales de acoso, de menos aprecio, de humillación y exclusión: <<yo no quiero trabajar con este>> o <<yo no te quiero en mi equipo>>. El hecho del que el profesor esté delante y le reconozcan como autoridad en esa situación, le va a permitir manifestar con legitimidad la tolerancia cero a la violencia”.

Desde las matanzas de hace 20 años en los institutos de EEUU esta corriente ha adquirido importancia en los trabajos de Lavín y Johnson, pues proponen el aprendizaje cooperativo en las aulas para acabar con la violencia en las mismas. Díaz-Aguado señala que la aplicación del trabajo cooperativo ha reforzado también un cambio en el rol del profesor, porque “adquiere otras funciones más profundas, adquiere capacidad para influir e incrementa su autoridad”.

María José Díaz-Aguado

Catedrática de Psicología de la Universidad Complutenseexperta investigadora en convivencia escolar