Matemáticas y educación actualizan su relación

La efervescencia matemática impacta de lleno en el mundo educativo. Los modelos tradicionales de enseñanza-aprendizaje de esta materia ven cómo deben reaccionar ante una situación como la descrita en el capítulo previo.

La respuesta es diversa, compleja y coherente con lo que vive el mundo escolar en un sentido más amplio, agitado por las necesidades de actualización pedagógica, por el cada vez mayor rol de protagonista del hecho educativo que tiene el alumno y por la creciente necesidad formativa de los docentes en concreto en esta área.

Entender la situación en su sentido más amplio y detallado nos podría llevar mucho tiempo. Por este motivo vamos a intentar sintetizar en ocho puntos qué factores están influyendo en la inseparable relación entre matemáticas y educación:

Fricción entre el sistema y el mundo

Conrad Wolfram, tecnólogo británico y uno de los principales pensadores sobre el papel de las matemáticas en la actualidad, afirma que “las matemáticas son fundamentalmente un proceso diferente en la educación que en el mundo real. Hay una insistencia en que hagamos las matemáticas a mano cuando la mayoría de ellas se hace con computadoras. Es algo que no tiene sentido”. Según Wolfram, “el 80% de lo que se aprende en matemáticas no sirve para nada”.

La influencia de los rankings

PISA o TIMMS, por poner dos ejemplos, son acrónimos de la estandarización educativa. En matemáticas estos análisis de la OCDE tienen un impacto más que definitivo en su presencia en las aulas.

¿Global y/o cultural?

Las fórmulas de aprendizaje de matemáticas de Singapur, ¿pueden funcionar en Chile? Los modelos basados en fenómenos de Finlandia, ¿pueden tener éxito en México?   

Inyección didáctica

Las fórmulas de enseñanza se encuentran en un momento de redefinición. En ese proceso es fundamental entender y tener clara la diferencia entre método (proceso didáctico que utiliza cada uno de los productos de aprendizaje de matemáticas que  puede o no utilizar materiales manipulativos, tener o no un metodología que lo sostenga, ser material papel, material digital o ambos), metodología (serie de técnicas ordenadas que se aplican para alcanzar un objetivo o resultado válido) y algoritmo (conjunto ordenado de operaciones sistemáticas que permite hacer un cálculo y hallar la solución de un tipo de problemas).

El éxito del error

En el viaje del aprendizaje de las matemáticas, tradicionalmente el error era un destino que nadie quería visitar. Ahora es un lugar desde el que cada vez más modelos de enseñanza quieren partir.

Matemáticas invisibles

El conocimiento y los conceptos matemáticos tienen una presencia cada vez más transversal en el aprendizaje. Convive con otras disciplinas en propuestas como la STEAM (Science, Engineering, Technology, Arts and Mathematics), y fortalece nuevas habilidades como el pensamiento analítico, diseño tecnológico y programación, resolución de problemas complejos, razonamiento e ideación, o el análisis y la evaluación de sistemas.  Es decir, cuanta más importancia tienen, menos se ven. Se hacen invisibles, se mimetizan para conseguir sus objetivos.

Vida, unos y ceros

Conectar el aprendizaje de las matemáticas con la realidad de los estudiantes es otro de los factores clave para el desarrollo futuro de esta disciplina. Asociar los materiales curriculares a la experiencia, a la vida de los alumnos, hacérselos significativos o apoyar la explicación de los conceptos en analogías cercanas, es un paso que cada vez más métodos y soluciones dan. 

Números afectivos

La nueva relación del aprendizaje con esta disciplina provoca que aflore la emoción de una manera distinta en los actores del proceso de aprendizaje. Entender, aprender, convivir con el error o descubrir el sentido de las matemáticas genera un vínculo nuevo, distinto y afectivo con el alumno.

Líderes sin liderazgo

¿Cómo pueden liderar esta situación los profesionales encargados de que los estudiantes aprendan? ¿Qué necesitan los profesores para hacerse cargo con calidad de una coyuntura como la que vivimos?

Tecnología, también

Quizá en las reflexiones compartidas para elaborar este análisis la presencia de la tecnología en la nueva relación entre matemáticas y aprendizaje no ha sido uno de los argumentos más destacados. Sorprende teniendo en cuenta la inversión que, a todos los niveles, ha realizado la industria edtech en soluciones que propongan fórmulas automatizadas para trabajar este conocimiento.

*Extraído del análisis del Observatorio de SantillanaLAB, El futuro está hecho de matemáticas.

Para más información, contactar con: santillanalab@santillana.com